Proyecto de Pensiones 2019
Imprimir

Proyecto de Pensiones 2019

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tras el reciente debate respecto a legislar sobre el sistema de pensiones en Chile, en realidad debiéramos debatir sobre lo que realmente es, "un mercado de ahorro obligatorio sólamente para el propósito de comprar una renta vitalicia o un retiro programado, sin solidaridad implícita, esa es la red de asistencia cuando se llega con una mala pensión a la vejez y está en el 60% de las familias más pobres. Esto no es un sistema de pensiones en ninguna parte del mundo, solamente en Chile y es un mercado obligatorio, donde a su vez han transformado a los trabajadores en consumidores de servicios financieros con total ignorancia y asimetría de información."


Solidaridad.


El gobierno ha dicho que esta reforma si es solidaria porque va a permitir que con cargo a los impuestos y rentas generales del estado, se puedan suplementar las pensiones más bajas y también de la clase media y que de esa forma se puede hacer solidaridad sin que necesariamente sea un sistema de reparto.
Si tomamos un ejemplo, los bonos que van a dar para la clase media y para las mujeres, dentro de la lógica de mercado que tiene Chile, son sencillamente subsidios condicionados, o sea, no es que se entrega un derecho por ser mujer o ser clase media; sino que se tienen que cumplir ciertos requisitos como tener más de 16 años de cotizaciones y estamos viendo que la mayorá de la gente no lo puede cotizar. Lo mismo ocurre con el pilar solidario, se habla que lo van a subir al 50%, pero eso para quienes llegan a 85 años no para todos y después de cierto plazo. Entonces si se mira la letra chica, está llena de artificios que realmente es una solidaridad muy discriminatoria.
Cómo es posible de hacer que por un lado existan derechos garantizados y así también existan incentivos para que haya ahorro en el sistema ?.
En el mundo del trabajo la gente tiene necesidades de trabajar, tiene incentivos para trabajar y tiene limitaciones para trabajar. Y lo mismo ocurre cuando se está trabajando, se tiene necesidad, incentivos y limitaciones para cotizar. Desgraciadamente en Chile pesan más las limitaciones que los incentivos. Si se cree en el incentivo, bien, hay que ir adelante, pero actualmente mucha gente no va a lograr cumplir las metas con las cuales les quieren dar esos subsidios y en consecuencia no van a ser para la clase media sino para la clase más acomodada.
Lo que falta en Chile es un piso de protección básico ya que no se puede continuar con el 80% de los jubilados con pensiones bajo el salario mínimo. Si hoy se pretende entregar $ 10.000 más, no es mucho más lo que va a subir dicha pensión, ni aunque se entregaran $ 40.000 o siendo muy optimistas $ 80.000, aún estarían bajo la línea del salario mínimo.
Hoy propiamente tal las AFP no son parte del problema sino que el problema es que no tenemos un sistema que sirve para la realidad chilena y ellos son parte de ese sistema. A pesar que algunos dicen que las AFP han cumplido bien su misión pero la realidad es que las pensiones son malas, por tanto dicho sistema no sirve.
Si hoy en día se preguntara a cualquiera en qué AFP se encuentra probablemente diría con seguridad el nombre de dicha institución, pero si se le preguntara en qué fondo, qué comisión le cobraron, cuál fue la rentabilidad del último mes, seguramente lo va a desconocer. Entonces el ciudadano común no está pendiente de estas cosas, sencillamente sabe que tiene que cotizar y que está enmarcado en alguna de estas AFPs. Un afiliado no debiera estar tomando y definiendo sus decisiones de mercado en su pensión, la seguridad social no es así, en la seguridad social la capitalización sirve pero hay expertos que la hacen, expertos que están tomando decisiones para un grupo, para beneficiarlo de modo tal de sacar provecho del mercado de capitales. Pero aquí qué pasa, se llega a la edad de retiro, tienes pocos ahorros, una mala pensión y encima culpan de ello al afiliado, indicándole que no estuvo en la AFP correcta, no se cambió de fondo, se retiró antes, no tuviste empleo, etc.
Ello no es seguridad social, es una tragedia individual.


4% Adicional administrado por un ente público.


Actualmente dicha propuesta presenta una vaguedad tan igual como la presentada al comienzo de la creación de las AFP en los años 80. El que haya un ente público administrando este fondo adicional no garantiza nada, si va a seguir siendo capitalización colectiva habría un avance, pero si va a cuentas individuales nuevamente seguiríamos bajo la misma lógica de que cada individuo es responsable de las decisiones que tome para manejar su cuenta y allí no hay solidaridad. Por un lado avanza en el sentido que ingresa un actor público, pero si se transforma en una AFP estatal, se continuaría en la misma lógica que se ha tenido hasta ahora y ello no serviría. Los afiliados a dicha AFP pública no estarían tomando decisiones en qué fondos sino que hay una administración colectiva del dinero y después se asigna a cada uno, pero ello sería sólo para quienes tienen capacidad de ahorro o tiene un empleado. Pero cuántos hoy tienen un empleador?. Qué pasa con un trabajador a honorarios, trabajador independiente, un emprendedor o todos estos nuevos trabajos que no tienen dependencia de un empleador.
La triste conclusión que uno puede sacar después de ver la evolución del actual sistema de pensiones por todos estos años, es que la realidad superó a la teoría y a la fantiasía de que este modelo funcionaba.
El 2008 si no se hacía la reforma del pilar solidario hubieran quedado mas de un millón de personas sin ningún beneficio y fue gracias al pilar solidario que se aumentó por lo menos cierta dignidad a los adultos mayores con una pensión básica solidaria que estamos hablando de $ 107.000 que tampoco es mucho. Entonces, si no entra el estado a resolver ese problema, el mercado no lo hubiera hecho y se continuaría con lo mismo. Y hoy estamos ante una misma situación nuevamente, es decir, hay una realidad del mercado de trabajo que determina que mucha gente no cotiza regularmente, ya sea porque no pueden por limitaciones o porque no quieren y no hay forma de fiscalizarlo. Y si esque que hoy se va a fiscalizar o crear incentivos tampoco lo va a resolver.
Lo que hoy Chile necesita es no tener adultos mayores con pensiones indignas y ante ello hay que buscar un beneficio digno para el adulto mayor, será menos o más sobre el sueldo mínimo, pero ese piso de protección social hay que crearlo, ello existe actualmente en muchos países como una pensión básica universal, siendo el estado quien lo aseguraría, con certeza y no con promesas como las que hasta hoy no se han cumplido.