• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Inequidad democrática en Chile

Inequidad democrática en Chile

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si bien es cierto la inequidad ha estado presente en todos los sistemas de gobierno a través de la historia, pero cuando hablamos de “inequidad democrática en Chile” podríamos inferir que dicha inequidad ha sido respaldada por la institucionalidad establecida, partiendo por nuestra propia constitución política aprobada bajos dudosas circunstancias en un gobierno dictatorial y que a pesar de todo aún nos sigue rigiendo y siendo defendida por los políticos de siempre que apoyaron su aprobación y mantienen su continuidad, los mismos que rasgan vestiduras criticando sistemas antidemocráticos fuera de nuestras fronteras, desconociendo que al interior de nuestro país se sigue viviendo en una constante inequidad, desenmascarada con mayor énfasis en estos tiempos gracias a las redes sociales y medios que con fundamento muestras estas mismas inequidades; en los salarios, acceso a la justicia, acceso a la salud, educación y demás.

Hoy al parecer lo que más destaca en los medios es el famoso concepto de la seguridad, baluarte del presente gobierno, todo ha de ser seguro, desde “Eclipse seguro” hasta “Volantín seguro” y muchos otros más que llevan el apellido “seguro”. Desgraciadamente ha estado en falta un concepto perdido hace ya tiempo que es “justicia”, es decir, “salario justo”, “educación justa”, “salud justa”, “pensiones justas”, etc., etc.,etc.

A propósito de justicia e inequidad hoy mencionaremos un estudio publicado recientemente por la Fundación Sol sobre las pensiones de las Fuerzas Armadas y su comparación con las pensiones que se pagan con el sistema de las AFP, siendo sus resultados bastantes impresionantes en términos de la diferencia abrumadora en favor del sistema de las FFAA a través de Dipreca que comparado con el sistema de AFP y que tiene la gran mayoría del país, genera situaciones como que la pensión de antigüedad promedio de Dipreca es casi como cinco veces mayor que la pensión de vejez de edad promedio que pagan las AFP y las compañías de seguro.

El sistema de las FFAA y de orden corresponde a un sistema de Cajas Previsionales como las que existían antes de que fuera impuesto en dictadura el sistema de cuentas individuales en AFP y cuya lógica es el beneficio definido, vale decir, que las personas que ingresan a estas cajas, que cotizan en estas cajas, saben desde un comienzo cual es la pensión que van a percibir dependiendo de sus años cotizados; en general para Capredena y Dipreca, con pequeñas diferencias, para poder optar a una pensión se necesitan 20 años de carrera ( 20 años de cotizaciones ) y para poder tener derecho a una pensión completa que en la medida de los casos corresponde al 100% del último salario, es decir, una tasa de reemplazo del 100% del último salario se necesitan 30 años de carrera o 30 años cotizados. Otra gran diferencia con el sistema de cuentas individuales administrados por las AFP es que la cotización para pensiones exclusivamente es más baja en estas cajas, por ejemplo en el caso de Capredena el personal activo debe cotizar un 6% de su remuneración imponible, recordemos que para las AFP es un 10% más la comisión que en promedio es un 1,25% de la remuneración imponible de los trabajadores y en el caso de Dipreca que es donde están carabineros, donde está investigaciones y gendarmería es un 5,95% de la remuneración imponible. Estos sistemas son de bastantes años atrás, es un sistema que incluso comienza a formarse inicialmente a fines del siglo XIX,  es pionero el sistema de las FFAA y de orden, se va consolidando al comienzo del siglo XX y es un sistema que cuando fue discutido la transformación completa en dictadura del sistema para el resto de la población, como lo muestran actas secretas de los años 80  que se pueden encontrar en la Biblioteca Nacional,  del Congreso Nacional se pueden descargar también, donde justamente los generales de la época conversando con el ministro del trabajo y ministro de salud que estaban en la discusión, claramente ellos deciden mantenerse en el sistema que tienen y tratan de encubrir la forma de presentarlo a la ciudadanía, entendiendo que es una bomba de tiempo que la ciudadanía va a reclamar, se van a preguntar por qué ellos no se cambian y todos nosotros tenemos que cambiarnos, es bien interesante constatar los diálogos que se mantienen en ese entonces.

El sistema de pensiones de las FFAA y de orden no necesariamente debiera ser un sistema distinto que el de las AFP, sino que debiera requerir de parámetros distintos dentro de un mismo sistema, que es lo que se podría tipificar como trabajo pesado; que hay algunos otros de tipos de oficios en Chile denominados como trabajo pesado y otros que están disputándose en Chile como por ejemplo se podría considerar la labor docente, de profesores trabajando en contextos difíciles podría ser un trabajo pesado y no lo es, todas las labores vinculadas a la salud, las personas que trabajan con niños vinculados al Sename, es un trabajo muy intenso y hoy día la tipificación del trabajo pesado se asocia más con el trabajo portuario que también lo es, la minería; las FFAA podrían entrar en esa lógica donde en dicho esquema existen beneficios diferenciados como por ejemplo jubilarse anticipadamente y la posibilidad de cotizar un poco más, de hecho el trabajo pesado hoy en día se tipifica la posibilidad de que tanto los trabajadores como los empleadores agreguen algo más al 10% que va a la AFP para que justamente se puedan jubilar antes y las jubilaciones no pierdan valor, ya que al jubilarse antes no saquen pensiones más bajas. Dichas condiciones hoy se dan en otras partes del mundo, pero dentro de un mismo sistema, es discriminatorio de hecho, citando la Comisión Internacional del Trabajo que exista un sistema de pensiones que tenga una lógica de seguridad social para las FFAA y de orden y una lógica individual de un mercado de cuentas individuales obligatorio para la mayoría de los civiles. Eso  es una lógica discriminatoria que no se justifica, básicamente tiene una racionalidad política que fue lo que no se quiso hacer en los años 80 – 81 cuando las FFAA se quisieron mantener en el sistema, porque justamente el propio Pinochet lo declara expresamente de que él tiene miedo de lo que significa cambiarse a un sistema donde los privados van a acumular enorme poder, incluso van a tener un control sobre la economía nacional el hecho de administrar tanto dinero y que los beneficios que el nuevo sistema puede otorgar son inciertos, es mejor que para las FFAA en un sistema claro y definido no exista tal cambio, lo cual fue de alguna manera confirmado el año anterior cuando The Clinic publicó un reportaje donde unos audios se filtraron, en donde el Comandante en Jefe del Ejército de ese entonces Ricardo Martínez, decía que “había que defender el sistema de pensiones con dientes y muelas”, que incluso estaba dispuesto a que se alargara la carrera militar, que es un proyecto de ley que hoy se está discutiendo para alargar la carrera militar pero que no se cambie el sistema de pensiones de las FFAA y de orden.

Es importante mencionar que las pensiones de las FFAA y de orden es un sistema de reparto muy especial porque como las cotizaciones son bajas, un 6% y un 5,95% en el caso de Capredena y Dipreca respectivamente, finalmente es el Estado el que está financiando cerca del 95% de los recursos que se necesitan para pagar las pensiones y acá se da una dicotomía bastante impresentable, es que en el fondo el año 2018 con el presupuesto ejecutado publicado por Dipres, se gastó 2.434 millones de dólares por parte del Estado en pensiones, jubilaciones y montepíos para Dipreca y Capredena, y estamos hablando de 174.000 pensiones contando las de retiro, las de vejez y de montepío y la de sobrevivencia y en el caso del Pilar Solidario, incluyendo la pensión básica solidaria para los que no cotizaron y el aporte previsional solidario para subir un poco las bajas pensiones que están en el sistema de AFP benefició a 1.507.000 personas y el gasto que el Estado coloca en ese pilar es de un poco menos de 2.000 millones de dólares, o sea estamos colocando más de 400 millones de dólares más en financiar pensiones de Dipreca y FFAA y la diferencia en el número de pensionados es de 1.340.000 personas a favor del otro.

En base a la lógica Chile con urgencia necesita tener un de sistema de pensiones, hay que partir de lo más básico, no tenemos un sistema de pensiones, bajo la lógica de seguridad social y como define la OIT un sistema de pensiones anclado a los principios de seguridad social, Chile tiene un sistema de cuentas individuales obligatorios privados, como que a todos nosotros nos obligaran a colocar mes a mes nuestra plata en fondos mutuos, es muy parecido a lo que pasa con las AFP y que no nos permitieran sacarla hasta que jubilemos, salvo contadas excepciones, eso no es un sistema de pensiones. Lo que tiene que hacer  Chile es transitar rápidamente a un sistema de pensiones porque las pensiones vienen bajando de manera ostensible, se sube la tasa de cotización 4, 5, 6 o 7 puntos dado la caída de las tasas de rentabilidad en 40 o 50 años más nos vamos a dar cuenta que los pensionados del futuro van a quedar donde mismo que los pensionados actuales que cotizaron 10 o peor, por tanto es una falsa promesa esto de que las pensiones van a aumentar en comparación al sistema actual si mejoramos la tasa de cotización, lo que no hay que hacer es que sea un sistema que el 95% de los recursos los ponga el Estado, porque no es necesario; la plata que hoy en día ingresa por cotizaciones a las AFP es casi el triple de la plata que pagan las AFP y las compañías de seguros en pensiones y eso se debe a que todavía tenemos un gran bono demográfico ( El bono demográfico es un periodo donde la población activa e inactiva en edad de trabajar superan en cantidad a las personas económicamente dependientes - niños y adultos mayores ), todavía hay muchos cotizantes y pocos pensionados, situación que va a cambiar en 20 o 30 años más y para eso existen los fondos de reserva técnica que son los que permiten generar rentabilidad en los momentos de bono demográfico para que con esa rentabilidad que se va acumulando se enfrente la transición demográfica sin tener que cambiar las condiciones para las generaciones futuras, condiciones de jubilación o condiciones de cotización. Pero aquí las diferencias son abismales, estamos hablando que hoy en día una pensión promedio que pagan las AFP y la compañías de seguro, promedio, mediana es mucho más bajo, la pensión de vejez edad para compararla con las del estudio son de $ 227.000 y la pensión promedio de antigüedad en Dipreca es de $ 1.085.000 y la pensión de retiro promedio en Capredena es de $ 972.000, de hecho si citamos la pensión promedio de retiro en Capredena de los oficiales es de $ 2.005.000, casi 9 veces la pensión promedio de la sociedad civil vejez edad y para que hablar de la pensión básica solidaria la que a fines del año anterior estaba en $ 107.000 y hoy día está a $ 110.000; estamos hablando que la pensión promedio en Dipreca es 10 veces mayor que la pensión básica solidaria, entonces sin duda que si seguimos en una lógica de cuentas individuales con un beneficio asistencial, un subsidio asistencial que es el pilar solidario para el 60% más pobre, que no tiene nada que ver con un sistema mixto, sino que sólo un parche asistencial se agradece porque personas antes tenían 0 pensiones y ahora tienen estos $ 110.000, es fundamental pasar a una lógica de seguridad social de reparto responsable con reservas técnicas que asegure beneficios definidos que no van a ser de $ 1.000.000, la pensión promedio en Chile no va a ser de $ 1.000.000 pero sin duda que sería un gran cambio que pasemos de los $ 200.000 promedio a $ 400.000 o $ 450.000, que es el estándar de sueldo en Chile, pero que sin duda cambiaría la situación de muchas personas.

Hoy todas las personas debiéramos estar en la lógica de un sistema de seguridad social responsablemente financiado con proyecciones actoriales cada cinco o diez años para que no sea una inyección permanente del Estado para financiar los déficit, eso se puede hacer, se hace en el resto de los países y con condiciones específicas para oficios como los de las FFAA y orden u otros, minería, portuario, salud y educación, que se reconozca que es un trabajo que tiene condiciones un poco distintas, que puede ser un trabajo pesado y se reconozca que pueda jubilar anticipadamente y se cotice algo más para que las pensiones reflejen esas condiciones de trabajo pesado, pero aquí estamos hablando justamente de un modelo discriminatorio donde para un grupo pequeño de la población existe seguridad social, o sea, hay un Chile que se inscribe en una lógica que es un país que todos compartimos y que todos colaboramos para hacer frente a las contingencias y para el 98% de la población hay un Chile individual donde cada uno de manera individual tiene que resolver sus propias contingencias, de invalidez, la sobrevivencia, de la vejez, de la salud.

Para finalizar, las pensiones de las FFAA y orden provienen de Impuestos Generales, de ahí provienen los 2.434.000 millones de dólares que están en la glosa presupuestaria final del 2018; es importante constatar que el 2019 con el presupuesto vigente a junio consultados en Dipres el gasto para pensiones en Capredena y Dipreca aumentó un 4,7% en relación al año anterior y el pilar solidario el gasto aumentó un 1,9%, es decir, se siguen ampliando las diferencias entre el dinero vía impuestos que la ciudadanía pone en su gran mayoría ciudadanos de clase media, con impuestos generales como el IVA para financiar una décima parte de la población nacional como son las FFAA y de orden.


© 2018 - Tecnovintage