• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Parlamento Mapuche de Coz Coz 1907, algo que recordar

Parlamento Mapuche de Coz Coz 1907, algo que recordar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El presente artículo es una recopilación de diversos estudios relacionados con un evento histórico de nuestro país acontecido el año 1907 que hoy a 111 años después nos muestra una realidad que poco ha variado desde entonces.

Hoy en un mundo que ha agudizado la visión de quienes somos, volviendo a ideas nacionalistas extremas, separatistas, discriminatorias, ignorando que todas las naciones se conformaron con la hermosa mezcla de un pueblo nativo sumado a otros que llegaron, creciendo y luchando juntos por lo que hoy son. Cómo es posible hoy ignorar, con tanta información en la palma de nuestras manos que aquellas raíces que son la base de las actuales naciones han sido sus pueblos nativos ( incas, indios amazónicos, maoríes, cherokees, apaches, mayas, lapones, saami, xhosa, zulú, kolla, tehuelche, yamana, ona, mapuches ) mal llamados hoy “indios”.

Chile no está ajeno a aquella tendencia mundial y ello lo hemos visto desde décadas hasta hoy, seguimos ignorando a quienes formaron la base de nuestra raza, nuestros pueblos originarios.

Es por ello que presentamos lo que fue el Parlamento Mapuche de Coz Coz en 1907 con el fin de documentarnos, comparar y conocer la experiencia de un pueblo que aún hoy en día vive las mismas injusticias de antaño.

 

Consideraciones Iniciales

 

En 1857 se habían establecido en la Araucanía los misioneros capuchinos de la orden de San Francisco de Asís y "en 1904 arribó a Panguipulli el misionero capuchino Fray Sigisfredo de Fraunhaeusl, doctorado en Derecho de Baviera, enviado a instalar una misión en la zona". Recordemos que el siglo XIX fue el período de la instalación de los proyectos nacionales en América Latina, alimentados por un expansionismo que buscó la asimilación de las poblaciones indígenas mediante las armas y otras prácticas de despojo, la orientación de los ideales racionalistas por parte de las clases dirigentes y su clasificación entre civilización y barbarie. Bajo este paraguas ideológico se llevó a cabo lo que en Chile se denominó La Pacificación de la Araucanía que no fue otra cosa que la ocupación militar del territorio mapuche para afianzar la soberanía del Estado-nación chileno, así como la Campaña del Desierto que implicó "los arreos" y el despojo de amplias zonas de territorio indígena.

La evidencia histórica muestra que, en la zona de Panguipulli, actual sur de Chile, tras atestiguar las continuas acciones de despojo hacia la sociedad mapuche, el citado misionero intentó sin éxito la aplicación de justicia en los tribunales de la ciudad de Valdivia. Fue en este contexto que Fray Sigisfredo conoció a Aurelio Díaz Meza y lo invitó a participar del Parlamento con el ánimo de difundir los vejámenes a los que estaban expuestos los miembros de las comunidades mapuche en esa zona.

Como se desprende de lo anterior, la actividad titulada como Parlamento de Coz Coz (1907) se enmarca en el proceso de control territorial que llevan a cabo los Estado-naciones, lo que implicó el despojo de tierras indígenas con el objetivo de asentar la denominada soberanía nacional en países como Chile y Argentina. Con el control militar de territorio mapuche desde 1883 se puso en marcha la Ley de Radicación vigente desde 1866, con la entrega de títulos de Merced. Este proceso se relaciona ya desde este momento con un modelo basado en la extracción de recursos naturales generando el establecimiento de comercio y poblados.

Es en este contexto que hacia fines de 1906 las autoridades de Coz Coz deciden realizar el llamado para un TRAWUN  con el objetivo de denunciar la situación que viven las comunidades mapuche ante las autoridades del Estado de Chile en Santiago. Es así como se realiza un llamado a diversas comunidades a través de Werken (mensajeros) que recorren largos kilómetros para convocar.

El año 1907 un conjunto de comunidades mapuche se reunió en Coz Coz con el objetivo de celebrar un encuentro en el cual se eligió a un lonco representante de varias comunidades para realizar gestiones ante el Gobierno de Chile y así denunciar los atropellos que vivían a manos de colonos chilenos en territorio indígena. Como resultado de este evento se publicó una crónica escrita por el periodista Aurelio Díaz Meza en el conservador Diario Ilustrado.

 

Crónica del Parlamento de Coz Coz - 1907

 

“En la Araucanía”, la crónica del Parlamento de Coz-Coz escrita por Aurelio Díaz Meza es un documento que trasciende el difícil periodo que vivían los mapuches en 1907 en todo el sur de Chile, porque ese momento de cruda discriminación, de sistemática usurpación territorial y de “civilizados” despojamientos e imposiciones culturales se fue repitiendo con cierta infame regularidad a lo largo de todo el siglo recién pasado, permaneciendo vigente hasta la actualidad.

Pero más allá de los justos reclamos por los territorios usurpados, más allá de las denuncias por las repetidas acciones criminales de cierta sociedad chilena civil y uniformada y ciertos estamentos jurídicos corruptos, creo que el Parlamento de Coz- Coz se alza ante nosotros como una crónica viva e interpeladora que resume la ética de la sociedad mapuche de la época, una ética construida a partir de la intervención de muchas voces, pero también levantada desde la esperanza indígena de querer terminar con los atropellos de que eran víctimas a través de la palabra.

En el fondo de todo Parlamento o Trawun mapuche, tanto del pasado como de la actualidad, habita una intención por reeditar esa manera de ser, esa manera de estar, esa manera de relacionarse con la realidad, con el mundo, con el entorno natural, con el lenguaje y la memoria de los antepasados. Si esto fuera en parte compartido por la sociedad chilena y sus estamentos de poder, constituiría ciertamente una contribución a un diálogo honesto y progresivo que permitiría la recuperación ética de un país y la conformación respetuosa y democrática de una nación multicultural.

Chile es un país enfermo, y su enfermedad radica principalmente en que se ha negado a dialogar sobre los temas más difíciles y dolorosos, se ha negado a conversar sobre la sangre derramada, se ha negado a conversar sobre la propiedad usurpada, se ha negado majaderamente a conversar sobre lenguajes, economías y estéticas excluidas o ridiculizadas, anulando con ello la posibilidad de un crecimiento cultural, social y económico sustentado en un justo respeto por la diversidad étnica, rasgo por lo demás inherente a todas las naciones del mundo.

Hay una frase en la crónica de Aurelio Díaz Meza, pronunciada hace ya 111 años atrás que puede llevarnos a pensar que nada ha cambiado hasta ahora :

“Se olvidaban tal vez que ellos, los dueños y señores de

la selva que un día hicieron temblar al león de España,

han sido perseguidos, robados y asesinados no en

campales batallas, sino ¡ mientras un Gobierno les cubre

los ojos y les ata las manos con un mentido

protectorado !”

Dejamos a su disposición dicha crónica para leerla y comprender de su fuente original aquel suceso, sin dejar de lado la esperanza que algún día se pueda llegar a un nuevo Parlamento, no sólo del pueblo mapuche, sino de todos nuestros pueblos originarios junto a quienes gobiernan este país logrando así el tan anhelado sueño de integración postergado por tantos años.

Descargar Documento - Aquí


© 2018 - Tecnovintage